Revisiones Electrónicas y los Acuerdos Conclusivos

 

Derivado de la Reforma realizada en el año 2014 al Código Fiscal de la Federación, se estableció en la fracción IX el artículo 42 del Código Fiscal de la Federación,  que el Servicio de Administración Tributaria podrá practicar revisiones electrónicas a los contribuyentes basándose en la información y documentación que se encuentre en su poder, revisión que efectuara principalmente en facturas electrónicas, DIOT´s, Declaraciones Mensuales y Provisionales, así como información obtenida a través de las Instituciones de Banca Múltiple (Bancos). Esta información que la autoridad obtiene, le permiten realizar una valoración en el cumplimiento de las obligaciones fiscales, determinando si se encuentra al corriente o ha faltado al cumplimiento de alguna de ellas.

Si la autoridad fiscal determina que el contribuyente ha sido omiso en el pago de alguna obligación formal podrá emitir lo que se conoce como una Pre liquidación, o determinación provisional de adeudo, la cual será notificada vía Buzón Tributario, otorgando al Contribuyente un plazo para corregir su situación fiscal. Sin embargo el Contribuyente no se encuentra obligado a aceptar los hechos o irregularidades consignados por la autoridad en el oficio de preliquidación, pues es posible que existan elementos que no hayan sido valorados por la Autoridad Fiscal y que afecten de manera directa y sustancial el monto adeudado al fisco.

Aquí es donde toma gran relevancia la figura del Acuerdo Conclusivo, el cual es un medi0o alternativo para solucionar controversias en materia tributaria (IMSS, INFONAVIT, Autoridades Hacendarias Estatales, SAT), en sus diversas facultades de comprobación, como revisiones de gabinete, visitas domiciliarias, revisiones electrónicas, revisión de comprobante. Esta figura tiene como finalidad que la autoridad y el contribuyente lleguen a un acuerdo sobre hecho u omisiones detectados por la autoridad dentro del proceso de comprobación, antes de la determinación de un crédito fiscal. En este procedimiento la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (de ahora en adelante PRODECON) juega un papel esencial, pues además de facilitar los acuerdos, fungirá como órgano de vigilancia para que estos se lleven acabo con transparencia y respecto a los derechos del contribuyente.

La PRODECON por definición de ley, es un organismo público descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio con autonomía técnica, funcional y de gestión, el cual tiene como finalidad garantizar el derecho de los contribuyentes a recibir justicia en materia fiscal en el orden federal, mediante la asesoría, representación y defensa, recepcion de quejas y emisión de recomendaciones.  Las atribuciones que corresponden a este organismo son atender y resolver las solicitudes de asesoría y consulta que presenten los contribuyentes pro actos de las autoridades fiscales federales, representar al contribuyente ante la autoridad correspondiente, promoviendo en su nombre los recursos administrativos procedentes y en su caso          ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, conocer e investigar las quejas de los contribuyentes afectados por los actos de las autoridades fiscales federales por presuntas violaciones a sus derechos, así como todas las otras previstas en el artículo 5 de la Ley Orgánica de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente.

El procedimiento para celebrar un Acuerdo Conclusivo en principio es muy “sencillo”, pues el Contribuyente debe acudir ante la PRODECON presentando una Solicitud para la Adopción de un Acuerdo Conclusivo, expresando los hechos u observaciones con las cuales no está de acuerdo, y exhibiendo la documentación comprobatoria necesaria para acreditar lo manifestado.  La PRODECON posteriormente requerirá a la autoridad fiscal para que manifieste si acepta o no los términos planteados en el Acuerdo Conclusivo.

Si en el oficio de contestación la autoridad fiscal se pronuncia en sentido negativo manifestando que no se exhibió la documentación comprobatoria suficiente o idónea para tal efecto, la PRODECON podrá requerir al contribuyente para que exhiba dicha documentación, dejándola a la vista de la Autoridad Fiscal para que se pronuncie sobre la procedencia del Acuerdo Conclusivo. Para el caso que se requiera de mayor estudio se podrán organizar “mesas de trabajo” donde participara tanto la Autoridad Fiscal, el Contribuyente y personal de PRODOECON a fin de llegar a un acuerdo.

Ahora bien, el Código Fiscal de la Federación prevé que, en la primera ocasión que el Contribuyente decida suscribir un acuerdo conclusivo, se le podrá condonar el 100% de las multas, tanto las multas de forma previstas en el artículo 82 del Código Fiscal como las multas de fondo previstas en el artículo 53-B de mismo ordenamiento, lo cual representa un beneficio significativo, pues dichas multas pueden llegar a representar entre un 40%  y un 60% del crédito fiscal.  Este beneficio aplica únicamente la primera vez que se suscribe un Acuerdo Conclusivo, por lo que, en caso de volver a ser objeto de las facultades de comprobación de la Autoridad Fiscal, la multa correspondiente se deberá pagar únicamente con los descuentos previstos en el Código Fiscal, por lo que los contribuyentes no podrán usar de manera recurrente esta herramienta como medida de contingencia por la omisión del pago de una contribución.  

En el primer semestre del 2017 hemos observado al Servicio de Administración Tributaria fiscalizar a los contribuyentes, a través de revisiones electrónicas, por lo cual la figura del Acuerdo Conclusivo toma gran relevancia en la práctica, siendo importante señalar que, si bien el proceso de solicitud de Acuerdo Conclusivo es en principio “sencillo”, es necesaria la asesoría de expertos en el tema que ayuden al Contribuyente a determinar si en efecto existe una incorrecta valoración por parte de la autoridad de la información que obra en su poder (facturas electrónicas, DIOT´s, Declaraciones Mensuales y Provisionales, así como información obtenida a través de las Instituciones de Banca Múltiple), o en su caso, es conveniente suscribir un Acuerdo Conclusivo por los montos a condonar.

A través de los citados acuerdos se pueden solucionar de manera rápida y eficaz diferencias en materia de impuestos con la autoridad fiscal, evitando aquellos gastos que van de la mano con el ejercicio de las facultades de comprobación del Servicio de Administración Tributaria, como por ejemplo, la aplicación de multas,  la realización del cobro coactivo por parte de la autoridad fiscal, fianzas y/o embargos.  Por experiencia sabemos que los acuerdos conclusivos pueden llegar a ser beneficiosos para el contribuyente por lo que nunca se debe descartar la opción de suscribirlo, sin embargo cada caso es diferente y requiere de una valoración especial, por lo que es importante contar con expertos que puedan asesorarlo puntualmente en caso de ser objeto de las facultades de comprobación de la Autoridad, y proponerle las mejores herramientas para obtener resoluciones siempre favorables a sus intereses.

Definitivamente de ahora en adelante estaremos viendo un incremento significativo en materia de Revisiones Electrónicas y Acuerdos Conclusivos.

 LIC. RODRIGO ARMIDA CRUZ