© Todos Los Derechos Reservados 2017. Diseñado por OrionStudio.Mx

Comercio Exterior

LOS 10 PUNTOS MÁS IMPORTANTES PARA EMPEZAR A IMPORTAR

Una de las grandes limitantes que tienen los empresarios para reducir sus costos de producción   o para mejorar la calidad de sus insumos y materias primas o activos fijos, es que deben aprender a dominar las operaciones de importación. En efecto, cada vez es más frecuente que las empresas buscan formas de mejorar sus ingresos mediante la búsqueda de compras al exterior, sin embargo, esto puede representar un problema cuando no se tienen los conocimientos básicos para comprender y dominar las operaciones de importación, y por ello en esta ocasión les presentamos los 10 puntos básicos que deben de conocer para iniciar en el mundo de las importaciones:

 

 

 

1.- Obtener su inscripción en el padrón general de importadores. Todos los importadores (sean personas físicas o morales), -salvo muy específicas excepciones-, deben estar registrados ante el S.A.T. como importadores. Éste registro implica, entre otros requisitos, que la empresa tenga su domicilio fiscal localizado, y cuente con opinión positiva en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

  1. Conocer la fracción arancelaria aplicable a los productos que van a importar. A cada producto que existe en el mercado le corresponde un código arancelario de ocho dígitos (próximamente 10 dígitos para algunos productos). La fracción arancelaria aplicable es sumamente importante porque el arancel a pagar, y los requisitos a cumplir, están vinculados a la fracción arancelaria que legalmente corresponda a las mercancías. Para la determinación de la fracción arancelaria legalmente aplicable a una mercancía es importante se consulte a un experto en el área, dada la especialización en el tema.

3.- Conocer los requisitos arancelarios y no arancelarios que están vinculados a la fracción arancelaria. A partir de que se tiene la fracción arancelaria correcta es necesario hacer una investigación a fin de determinar, y en su caso cumplir, con los permisos, autorizaciones, registros, oficios, aclaraciones, etc. necesarios para presentarlos junto con el pedimento al momento de la importación. Además, una vez determinada la fraccionar arancelaria, podremos conocer las contribuciones a pagar por la importación.  El cumplimiento correcto de todos los requisitos no arancelarios nos permitirá retirar rápidamente las mercancías de la  Aduana, evitando gastos adicionales como el pago de almacenajes o demoras por la falta de entrega oportuna del contenedor.

4.- Asesorarse para buscar esquemas que faciliten o reduzcan los costos de operación. Dependiendo de la naturaleza del negocio de la empresa importadora, o de la naturaleza de la mercancía, o del uso que en territorio nacional se le vaya a dar a la mercancía, es posible aprovechar algunos esquemas o figuras jurídicas que prevé la ley aduanera y otros ordenamientos para reducir los aranceles a pagar, o eximirse del cumplimiento de algunos permisos, como por ejemplo los Programas de Promoción Sectorial (PROSEC), los programas de Importación Temporal (IMMEX),  el esquema de devolución de impuestos (DRAW BACK),  las importaciones definitivas a través de Cuentas Aduaneras, etc.

5.- Acordar con el proveedor el INCOTERM  (Términos Internacionales de Comercio) aplicable. El correcto uso del INCOTERM permitirá tener en claro hasta donde llegan los derechos del comprador y hasta donde las correlativas obligaciones del vendedor. También permitirá tener en claro hasta qué punto el comprador empieza a asumir los riesgos de daño o pérdida de la mercancía, y en qué lugar se considera que se está formalizando la entrega material del bien por parte del vendedor.

6.- Valorar el aseguramiento comercial de las mercancías. La contratación de un seguro de transporte que ampare a las mercancías desde su lugar de procedencia hasta el punto de destino final puede resultar un elemento necesario dependiendo del valor de las mercancías, o de la posibilidad de que sufran un daño durante su transporte y en caso de siniestro, habrá sido una buena decisión el haber contratado un seguro.  El seguro no es un requisito obligatorio para efectos de poder realizar la importación, pero es altamente recomendable en algunos casos específicos.

7.- Determinar el adecuado proceso logístico para la importación. La logística de importación implica, a grandes rasgos, la necesidad de valorar los elementos que intervienen desde el momento de la recolección de las mercancías, hasta la entrega de las mismas al importador, para lo cual se debe considerar y tomar decisiones respecto del tipo de embalaje y selección del contenedor, definición de las rutas y medio de transporte más conveniente, selección de la línea naviera o línea aérea en su caso, la valoración de los tiempos de traslado y tiempos del despacho para no incurrir en gastos adicionales,  la preparación y pre-revisión de la documentación que se presentará ante la Aduana,  entre otros.

 

8.-  Selección del  agente aduanal correcto. En el ramo del Comercio Exterior existe la figura del intermediario que básicamente es aquella persona o empresa que sin ser agente aduanal ofrece los servicios del despacho aduanero, y para lo cual, debe de subcontratar a un agente aduanal. Este esquema, en ocasiones ralentiza el  flujo de la información hacia el importador, o deriva en atrasos para el retiro de las mercancías de la Aduana, lo cual genera gastos adicionales originalmente no previstos. Por ello es altamente recomendable contratar los servicios directamente con el agente aduanal, verificando que éste cuente con los recursos materiales y humanos necesarios para el desempeño de su labor.

 

9.- Contar con toda la documentación necesaria para evitar atrasos en el despacho.  Es importante exigir al Agente aduanal que indique con claridad y por escrito cuáles son los documentos que requiere para poder realizar el trámite de importación con la suficiente oportunidad para que el importador pueda elaborarlos, o en su caso obtenerlos. La omisión en la presentación de los documentos necesarios puede generar desde una multa administrativa hasta la confiscación de las mercancías por parte del Fisco Federal.

10.- Una vez concluido el despacho y entregadas las mercancías al importador, es necesario crear un archivo electrónico con todos los documentos que se hayan utilizado y presentado ante la Aduana para la importación de mercancías. La conservación de este archivo es una obligación legal del importador y en consecuencia podrá ser objeto de auditorías  por parte de  la autoridad y en caso de no contar con él,  el importador será sujeto a la determinación de un crédito fiscal.

En cualquiera de los puntos aquí señalados  en Cori consultores contamos con especialistas que podrán ofrecerle la asesoría necesaria para sus gestiones de importación.

 

Licenciado en Derecho

Jaime Guevara Faz

Translate »