© Todos Los Derechos Reservados 2017. Diseñado por OrionStudio.Mx

Comercio Exterior

El emprendedor social capitalista: negocios con visión internacional (Parte 2)

Para retomar la parte de que los emprendedores sociales deben verse a sí mismos como gente de negocios es necesario inyectar al término acuñado por Roberts y Woods el elemento de la ética profesional y la ética social pues aunque la ética per se debería ser un valor adjunto de cualquier práctica, aquellos que se dedican de alguna forma a desarrollar habilidades en los emprendedores (es decir, catedráticos, líderes en el tema, consultores de negocios, ponentes, incubadoras, entre otros) tienen una ardua labor al respecto al momento de mezclar los consejos y procesos empresariales, de economía, de marketing entre otros saberes del emprendedor para que encuentren el balance perfecto entre el desarrollo social que promueven y el modelo de negocios social que requieren. Un perfecto caso de los conflictos entre la ética, el capitalismo, el marketing y los modelos de negocios sociales, es el fenómeno de la obsolescencia programada, donde el proceso de “comprar, usar, tirar, comprar” cada vez se vuelve más corto y más habitual para las empresas y los consumidores. 

No es coincidencia que cada día los productos tengan una vida útil más corta y que los servicios sean si bien no menos placenteros si menos amplios en su concepto. Y no es que existan grandes quejas por parte de los consumidores pues ellos se encuentran cada vez más acostumbrados a la obsolescencia de sus productos, el conflicto ético es que la obsolescencia fue “programada”. ¿Hace cuánto compraste tu última tablet?, ¿Aun sirve o ya se encuentra obsoleta? Algunos gobiernos han tratado de incentivar programas de emprendimiento social contra el analfabetismo o la decadencia de las MiPymes en sus países a través de programas de fortalecimiento económico y social donde la herramienta principal era una tablet o dispositivo android (Secretaría de Economía, 2012). Los programas fueron víctimas de la obsolescencia programada.

 

Se trata entonces de que los emprendedores sociales generen Valor Social en lugar de generar Valor Económico Agregado como se las ha instruido en la última década. Podemos, marcar una clara diferencia entre estos dos tipos de valores: el Valor Económico Agregado (EVA) es entendido como el retorno neto de la actividad operativa de una compañía una vez restado el costo de capital (Baran, Hrotko y Olejník, 2007), es decir, su ganancia obtenida una vez que no tiene obligaciones con terceros y habiendo cumplido su objetivo operativo, y su creación consiste, según una investigación realizada por la Social Knowledge Network, en la identificación de oportunidades, donde los beneficiarios del valor están dispuestos a pagar un precio por este mismo valor, superior al costo de producirlo, generando una riqueza material (SEKN, 2006, p. 286) podríamos hablar perfectamente del día a día de cualquier negocio o empresa. En cambio, hablar de Valor Social consiste en cambiar para bien las vidas de los individuos a través de la obtención de objetivos socialmente deseables (SEKN, 2006).

En este punto, los programas de desarrollo de emprendedores de las universidades y Organismos públicos y privados, así como los programas de fortalecimiento de habilidades al emprendedor, deben comenzar a gestionar e incorporar los modelos de desarrollo de Valor Social y no solo de Valor Económico Agregado.

 

Se trata de crear conciencia en los nuevos emprendedores acerca de su misión a través de sus innovaciones a problemas sociales, si bien, seguirán siendo “gente de negocios”, sus modelos deberán orientarse a generar “Valor Agregado Social” y conjugar los binomios Mercado-Producto y Mercado-Sociedad. A través del Valor Social, conjugado desde una perspectiva si bien no capitalista pero si de Negocio Social, no solo se mejorarán las vidas de los individuos y de las sociedad, no solo se generarán soluciones a los grandes problemas sociales (recurrentes y latentes) si no que se derribarán las barreras sociales y las barreras generadas por el capitalismo (Guzmán y Trujillo, 2008) ante el emprendimiento social.

 

La misión de los sembradores y forjadores de emprendedores, es encausar emprendedores sociales orientados a derribar barreras capitalistas, a través de generación de modelos de Negocios Sociales con alto Valor Social en sus modelos de solución de problemas, y más importante aún, que sean programas y modelos sustentables ante cualquier tipo de sociedad y ante cualquier combinación de factores del entorno. No perdamos el objetivo final de nuestro camino en el emprendedurismo: el bienestar social, y ¿por qué no? tal vez, estamos forjando futuros Premios Nobel para México y para el mundo.

 

 

Lic. Zoraida Friné Ameijeira Ortíz

 

 

Translate »